Jardín de niños Beelieve, proyecto estructural de ALBA, busca la certificación LEED

“Cumple con todas las normativas vigentes para escuelas, así como con los lineamientos de la Certificación LEED (Liderazgo en Diseño Energético y Ambiental), lo que implicó diseñar un sistema que además de cumplir los requerimientos arquitectónicos y estructurales, cuidara el uso adecuado de recursos y materiales durante la construcción, la calidad del ambiente interior,  la interacción con el entorno y el uso eficiente de energías”, expresó la M.I. Eliana Inca Cabrera, responsable del proyecto BELV en ALBA.

GUADALAJARA (19/junio/2018).- El jardín de niños Beelieve, de grupo Colmenares, comprende un predio de 3580m2, ubicado en la colonia Colinas de San Javier, en Zapopan, Jalisco. Beelieve tiene un concepto que procura la conexión con la naturaleza y tener un espacio de interacción con el Bosque Colomos, uno de los pulmones más importantes de la Zona Metropolitana.

El proyecto arquitectónico llegó a ALBA por medio de 3Arquitectura, con un diseño innovador respecto a pre-escolares en la ciudad, garantizando la armonía con la naturaleza, así como el uso de materiales y energía sustentable, llevados de la mano del concepto que caracteriza a grupo Colmenares respecto a valores educativos y espacios que permitan la interacción de los estudiantes con su entorno.

El diseño está orientado a generar una conexión de los visitantes con la naturaleza, desde la forma geométrica y orientación en planta, así como los espacios abiertos en losas y elementos esbeltos que respetan la vegetación existente.

La certificación LEED que consiguió el proyecto, es un sistema de calificación reconocido internacionalmente para edificios verdes creado por el USGBC (Consejo de Edificios Verdes de Estados Unidos). Proporciona verificación por parte de un tercero de que un edificio fue diseñado y construido con estrategias encaminadas a mejorar su desempeño ambiental, tomando en cuenta cinco aspectos: sitio sustentable, eficiencia en consumo de agua, energía y atmósfera, materiales y recursos, y calidad ambiental en interiores.

El principal reto fue diseñar una estructura que además de garantizar la seguridad y confort de los usuarios, respetara el concepto arquitectónico, diseñando espacios y elementos que permitan librar grandes claros, de manera que el sistema principal consistió en marcos dúctiles de concreto para cargas gravitaciones y laterales, con interacción de muros de concreto distribuidos en diferentes zonas del predio.

Como ingeniero de proyecto, fue un reto y una gran satisfacción lograr la interacción entre el proyecto arquitectónico conceptual y el desarrollo de diseño estructural, buscando obtener una edificación cuyo manejo de recursos y servicios vaya acorde a las exigencias de las nuevas tendencias en el ámbito de la construcción sustentable”, agregó Eliana.

En ALBA Proyecto Estructural sabemos la importancia del cuidado al medio ambiente y la necesidad de migrar hacia una construcción sustentable, por lo que nos sentimos orgullosos de participar en proyectos como BELV, que tienen como objetivo generar la interacción con el entorno natural y el mínimo impacto en el medio ambiente.